Un clásico de los arcade de lucha en toda regla. Si hablamos de Kung-Fu Master, hablamos de un juego de lucha con una mezcla de plataformas ambientado en el Hong Kong de los años 80 y basado en todo un clásico de película de acción de nombre “Los Supercamorristas” y protagonizada nada más y nada menos que por Jackie Chan.
Este predecesor de juegos como Double Dragon disfruta de una sencillez aplastante. La puesta en escena radica en que una banda de malvados ataca al protagonista y se lleva a su chica. El juego consiste en ir derribando inacabables hordas de sujetos que te atacan con verdaderas malas pulgas. Entre dichos sujetos nos podremos encontrar con tipos de apariencia más bien normal, enanos, unos tipos “tira-puñales”, gigantes, otros que lanzan bolas de fuego, incluso en fases del juego te puedes encontrar con polillas asesinas o jarrones que, si no los ventilas antes de caer al suelo, se convierten en dragones… magia china que le llaman. Pasado esto, llegamos a un tipo que, utilizando las mismas artes marciales que nosotros nos enfrentaremos a un cara a cara con un único vencedor, si le ganas… rescatas a tu amada, si te toca la carita… adiós.
Este juego, que para otros adolece de los elementos necesarios para ser un juego destacable, elementos como escenarios, diversidad de movimientos, etc., se convirtió en un juego de leyenda gracias a un exquisito control de los movimientos (pocos, pero muy rápidos), una banda sonora no apta para cardiacos y sobre todas estas cosas unos gritos de los protagonistas que fueron famosos entre los niños y adolescentes de la E.G.B.
En este juego, Irem, la empresa desarrolladora, pone la simiente de todos los juegos basados en artes marciales que vendrán después.

NOVEDADES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies