Japón, 1985. El Profesor Tokuro F. Fujiwara, imaginamos que en la soledad de su habitación y después de que le hubiese pasado cualquier catástrofe personal, (de índole amatorio, laboral o que su equipo de fútbol había bajado a segunda…) no se le pudo ocurrir otra cosa que “alumbrar” el juego de plataformas más “chungo” de toda la década de los ´80 y uno de los más difíciles de todos los tiempos.
Para atravesar los seis reinos con los que cuenta el Ghost ´n Goblins, contamos con un caballero saltarín con armadura y con la única arma de sus… ¡saltitos!. Si no saltas, te matan, si saltas flojo… te matan, si saltas fuerte… te matan… vamos que o tienes mucho tiento a la hora de saltar o los enemigos te destrozan y si no son ellos, también podías caer en unos pozos abismales que estaban ahí nada más que esperándote para ¡zas! matarte.
Al majete del Pr. Tokuro, en un arrebato de piedad, se le ocurrió que en vez de consumir tu vida a la primera de cambio, al primer contacto con enemigos o pozos te dejaba al caballerete en calzones y después, ya si, te quitaba la vida.

NOVEDADES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies