A principios de los años 80, Namco nos entierra bajo la corteza terrestre de la mano de un hombrecillo equipado con un instrumento para excavar y una bomba de aire para acabar con sus rivales, si, habéis leído bien… una bomba como la de las bicis.
Sus rivales son unas pelotas con gafas de buceo y unos dragones con cara de bonachones a los que tendrá que eliminar abriéndose paso con la pala y enchufandoles con la bomba haciéndoles hincharse hasta explotar… no me digáis que esa forma de matar no es ¡UNA PASADA!
Bien, el ritmo de juego es lento, pero lo suple con el elemento táctico que supone el poder trazar las líenas de ataque hasta llegar al enemigo. Para conseguir puntos, además de “petar” a los ya anteriormente dichos, podrás engullir una serie de premios que el juego te ofrece cuando has eliminado de una manera u otra a tus oponentes o has pasado de nivel.
Para que no dudéis en que este juego tomó en cariz de mítico, el record del mundo de puntuación lo tiene un estadounidense con una puntuación final de más de 5 millones de puntos (en un juego que sumas de 300 o 400) y este record data de… ¡marzo de 2011! ¡De un juego que nació hace más de 30 años! Esto es Dig Dug, un mítico.

NOVEDADES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies