Hubo una época, si, ya muy lejana, que los creadores de videojuegos no paraban de emularse unos a otros. De la industria únicamente salían videojuegos calcados, generando el hastío en las masas, algo que no influía en el gasto en videojuegos, como sabemos todos aquellos ochenteros que nos gastábamos las “pagas” en los recreativos.

Cabal fue uno de estos juegos que, aprovechándose del lanzamiento de un juego anterior de las mismas características, creó, con mimo y dedicación un videojuego de éxito.

La casa Taito nos introduce en un escenario bélico, donde, el protagonista, debe rescatar a cinco prisioneros de un campo de concentración. Uno de los puntos a favor de Cabal fue el conseguir, en su versión arcade, un retroceso al disparar su pistola, eso nos creaba una sensación de realidad poco vista en los juegos de la época.

La ambientación, una jugabilidad super dinámica, la movilidad del personaje, que podía esquivar los disparos rodando hacia los lados, la inclusión de un segundo jugador, la interactuación en multitud de escenarios, power up, etc., multiplicaron la diversión.

Uno de los “fails” de Cabal con respecto a su competencia eran los gráficos, no eran muy buenos, la verdad, pero eso lo paliaban con una jugabilidad a prueba de balas.
Todo ello hizo de Cabal uno de los juegos los cuales las demás plataformas esperaron ansiosas por tener la conversión de Cabal y los jugadores también para dejar de gastarnos las “pagas” en los recreativos de la época y empezar a salvar prisioneros desde nuestras casas.

NOVEDADES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies