En un formato absolutamente pionero para la época, Sega, nos sitúa, en el año 1984, tras una suerte de ruleta rodeada de puertas desde las cuales aparecerán tanto atractivas, si, pixeladas pero aun así atractivas, señoritas, como, niños e incluso amables paisanos a realizar un depósito de dinero en el banco que nuestro protagonista protege.
Del mismo modo y, como no podía ser de otra manera, el banco es visitado por deleznables bandidos que aparecen aleatoriamente, tras una de las puertas con la desafortunada intención de dejar a nuestro Sheriff hecho un queso gruyere.
Además, dichos bandidos, tienen la fea costumbre de dejar tras una de las puertas una bomba con un temporizador, que explotará, si no damos con ella, y dará al traste con nuestras aspiraciones protectoras.
En el desarrollo del juego el protagonista debe acabar con los bandidos y siempre teniendo cuidado de no disparar a la persona incorrecta que se esconda tras cada puerta, si lo hace, también será penalizado.
Este juego de Sega fue un éxito por su jugabilidad, su extremado movimiento y su forma de juego completamente novedoso, aunque hemos de decir que la canción de “can can” que le acompañaba era no apta para mentes propensas a la esquizofrenia.
De Bank Panic diremos que es uno de los juegos predecesores de los más tarde conocidos como Shotters, con eso… os decimos todo.

NOVEDADES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies